1003583_623380694410511_633150206_n

JEAN PIERRE UGARTE

Nací en Valparaíso, y crecer en esta ciudad me hizo siempre querer estudiar acá. Dentro de las posibilidades académicas que me entregaba la región, por lejos la PUCV era la que me ofrecía una mejor oferta académica y en particular la carrera de Ingeniería de Transporte era la mejor opción, tanto para mi desarrollo profesional, como para mi formación como una persona comprometida con el desarrollo de mi entorno.

La Escuela de Ingeniería de Transporte es un espacio que trasciende y supera a lo meramente académico. Una experiencia enriquecedora alimentada tanto por profesores, como por compañeros y funcionarios que, en conjunto, forman parte de la comunidad universitaria de la PUCV. Profesores que pavimentaron el camino a la excelencia, compañeros que sin envidia y con un genuino espíritu de solidaridad fueron parte importante en mis logros personales; y con funcionarios dispuestos a tender una mano a alumnos y hacerlos sentir parte de una gran familia.

Claramente, el sello que entrega la Escuela de Ingeniería de Transporte de la PUCV es de calidad. Actualmente,  me desempeño como Ingeniero de Proyectos en AMYT (Asesorías de Movilidad y Transporte), trabajando en proyectos mineros, portuarios y, también, en estudios de impacto vial y ambiental. Más allá del conocimiento puro y duro que las diferentes asignaturas me entregaron a lo largo de la carrera, para mí, la Escuela me entregó dos aprendizajes distintivos y muy particulares que marcan la diferencia, y que han sido mi sello personal en mi actual trabajo. En primer lugar la pasión y profesionalismo para enfrentar cualquier tarea que se me encomiende, intentando cada vez acercarme más a la excelencia. Y por otro lado, la visión integral del transporte que sumado a un profundo espíritu democrático nos ayuda, desde nuestros puestos de trabajo, a ser profesionales correctos ante un país y un mundo donde día a día no es difícil encontrar casos de malas prácticas.

JEAN PIERRE UGARTE